Seguidores

Cuando manda el orgullo, siempre reina la desgracia.

No hay comentarios: